Pleno Ordinario del 7 de Febrero de 2013

El pleno ordinario del 7 de febrero, primero de 2013, ha sido concluyente en varios aspectos. Aspectos, quizás, no totalmente novedosos para el observador curtido en la experiencia de cada tarde de primer jueves de mes en el salón de plenos de Manzanares el Real. Pero sí concluyentes en el sentido de arrojar conclusiones. Las exponemos, como es habitual, no sin recordar que admitimos de buen grado cualquier réplica o intervención respetuosa.

Primera conclusión, ya avanzada en los resúmenes de meses pasados. Cuando se lo proponen, los miembros de este Consistorio están perfectamente capacitados para trabajar al unísono, con eficacia y formando un equipo sensato, capaz de ponerse de acuerdo, aportar al resultado común, y avanzar por el bien del municipio. Viéndoles exponer razonablemente los argumentos y aprobar por unanimidad los distintos puntos del orden del día, se adivinan las horas de trabajo cada cual en su mesa, y más tarde en comisiones informativas donde debaten, elaboran, idean, buscan soluciones, acercan posiciones y resuelven. Señores, les felicitamos por ello.

Segunda conclusión. La señora Monroy, por el contrario, ha demostrado rotundamente no tener derecho a un hueco digno en este equipo. Si resultó ser un elemento desestabilizador durante la época del ‘pacto’, una vez roto el pacto esta señora continúa desestabilizando el quehacer político, quizás más aún que antes, a juzgar por su comportamiento desatado e imprudente. La señora Monroy no aporta, no añade, no mejora, no sabe estar, acapara interminables minutos inútiles en los plenos, impone discursos  que a nadie interesan, interrumpe a todo el mundo y parece tomar la política como un pasatiempo personal o una herramienta para su realización existencial. No entramos a valorar si miente, calumnia o difama. En realidad, ni siquiera nos importa, hasta cierto punto no es problema nuestro, sino de sus votantes y de sus compañeros de viaje. Pero pensamos que estar en política es algo muy diferente a sus ansias de protagonismo.

Tercera conclusión. Con el debido respeto al Sr. Jordán, su burlona y poco afortunada crítica a la Sra. concejala de Cultura por asignar a una asociación local una subvención de 1.000 euros ‘para hacer una charca para anfibios’ nos lleva a concretar en palabras una sensación que tenemos hace mucho tiempo, y que tiene que ver con el escasísimo interés que un municipio que vive en, de, y gracias a un paisaje y a un medio natural privilegiados, demuestra por su conservación y mejora. Por eso nos sorprende que este Consistorio en  general, con la excepción de la concejala de Cultura, parece olvidar que conservar la naturaleza es precisamente eso, cultura. Y que dedicar, al menos, un mínimo retorno social a proteger y cuidar el medio que nos rodea y del que obtenemos tantos beneficios, no solamente es justo: es una obligación para la supervivencia de este pueblo. En este contexto, encontramos mezquino que a algunos les parezca un despropósito invertir mil euros en proteger y conservar al menos una pequeña parte de ese entorno natural y esa biodiversidad de la que se beneficia todo un municipio. Mil euros: una quinta parte de lo que se ha dedicado a la defensa jurídica de la Sra. Monroy. Como también encontramos mezquino quejarse porque el Parque Regional no permite recalificar suelos, erradicar ‘alimañas’ o ‘desbrozar’ a placer. Pero eso es otra historia, otros plenos y otras conversaciones. Señores, vivimos de la naturaleza: por pura inteligencia práctica, hagamos algo por ella.

Cuarta conclusión. El señor Alcalde se hace un flaco favor a sí mismo y a los vecinos cuando no asume la plena responsabilidad de llevar con firmeza el timón de los plenos. Comprendemos que resulta violento y desagradable expulsar de un pleno a un compañero de trabajo, pero la visión del desmadre, la indisciplina y los duros enfrentamientos personales con que se nos obsequia a los ciudadanos en ciertas ocasiones es insufrible, e incompatible con el prestigio de la institución.

Quinta conclusión. Como todo el mundo opina acerca de la poda de árboles, nosotros también lo haremos. Las podas, sobre todo si son tan radicales y antinaturales como las que se realizan con el consentimiento de este Ayuntamiento, son innecesarias, acortan la vida de los árboles y pueden deteriorar su salud y condición. Como es obvio, esto resulta antieconómico, porque si los árboles mueren, habrá que reponerlos. Pero además, estas podas tienen un efecto paisajístico, estético e incluso anímico profundamente desagradable y negativo durante varios meses al año, generando más tarde lastimosos remedos de lo que debieran ser árboles sanos, frondosos y vitales. Señor concejal de medio ambiente, créanos, nadie agradece esas podas drásticas y lamentables. Sólo debe podarse lo imprescindible para evitar riesgos a las personas o a los bienes, y aún así con mimo y buena técnica. La Asamblea Pedriza cuenta con, al menos, diez personas entre biólogos, botánicos, ambientólogos y naturalistas que pueden darles buenos consejos acerca de cómo tratar esos seres bellos, necesarios y magníficos que son los árboles. Consúltennos.

Y por último, un consejo. Señora Monroy, si sus ansias de hacer el bien, según usted misma afirma, son tan vehementes, deje en paz la política y dedíquese a colaborar con alguna organización benéfica. O mucho mejor, conviértase en voluntaria de la Plataforma de Afectados por los Desahucios. Hoy mismo, día siguiente a este pleno, se ha producido otro suicidio, otra víctima de una tragedia tan vergonzosa e intolerable que recuerda al crimen organizado. Ayudar a parar desahucios canalizará su energía, señora Monroy, y le hará sentir bien. Por cierto, y ya para acabar, señores concejales de Manzanares el Real, ¿no han pensado en sacar de Bankia el dinero de este Ayuntamiento? Mírense, por ejemplo, esta otra fórmula de banca ética posible:

TRIODOS BANK

Y conocemos más. Consúltennos.

Anuncios

13 pensamientos en “Pleno Ordinario del 7 de Febrero de 2013

  1. El último párrafo es, a mi entender, desafortunado. Puedes no estar de acuerdo con como piensa,, como actúa, como es, lo que quieras, la Sra Monroy. Lo dejas claro.

    Tampoco tienes ninguna obligación de ser ni justo ni ecuánime con una persona que claramente te cae mal. Tampoco tienes toda la información ( y ni sé si las ganas de tenerla) para tener un juicio, quizás, un poco mas matizado.

    Pero enredar los temas que enredas y de la manera que los enredas en el ultimo párrafo puntúa solamente si estas pensando en convertirte en redactor de intereconomica, Jimenez Losantos o Cesar Vidal.

    Se, entiende, no hace falta que lo digas, que lo que querías fundamentalmente, era llamar la atención sobre lo dramático (terriblemente dramático en ocasiones) de la situación de familias/personas que son deshauciadas. Pero no mezcles un tema tan serio con las ganas de insultar.

    Y, por otro lado, no esta nada mal, mas bien al contrario, que personas que tengan ansias ( o simplemente ganas) de hacer el bien se dediquen a la política ( y colaboren con instituciones benéficas,. o con el club de ajedrez de su barrio, además y si les da la gana). Es más, ese son el tipo de personas que parece que se echan de menos últimamente

    • Puede que tenga ud. razón, señor Riaño. Pero en el último párrafo (ni en ninguno) no hay intención de insultar a nadie, sólo exponemos una visión, una más, desde el lado de acá del salón de plenos. Ni mucho menos era tampoco nuestra intención mezclar el tema trágico que son los desahucios, con asuntos infinitamente más triviales, como las aficiones a que un vecino cualquiera de nuestro pueblo desee dedicar su tiempo libre. Simplemente, salió así. Sentimos el desafortunado hilván.

  2. Estimado/a
    En tus comentarios al vídeo que recoge el pleno viertes varias opiniones sobre mi persona y mi trabajo a las que me gustaría responder. Al menos en lo que se refiere a mi trabajo.
    Afirmas que he “demostrado rotundamente no tener derecho a un hueco digno en este equipo”. La realidad es exactamente la contraria:

    Mi derecho a un “hueco digno”, como tú lo llamas, viene en primer lugar, de las urnas. Llevo cuatro legislaturas presentándome y saliendo elegida. Y, en democracia, -a no ser que me demuestres lo contrario- son las urnas, el voto y el respaldo de un número suficiente de vecinos los que te dan el “derecho” al puesto que ocupo.

    Que yo sepa ni tú, ni la organización a la que perteneces tenéis, por ahora, ninguna legitimidad parecida en este sentido. El día que te presentes y salgas – y yo no-, ese día podrás afirmar lo que hoy no es ni siquiera una opinión, es una falsedad.

    En segundo lugar mi derecho a un “hueco digno” me lo he ganado con mi trabajo. Llevo muchos años siendo concejal: En la oposición, en el gobierno y durante algunos años en la alcaldía. Y tanto durante mi mandato, como en la oposición he contribuido de manera activa (y en muchos casos decisiva) a conseguir mejoras para el pueblo. Té puedo hacer una lista muy larga por que han sido muchos años. Tu acabas de llegar y, que yo sepa aun no has hecho nada (o quizás sí, no lo sé). Mi derecho, en este sentido, no viene de que te caiga bien o mal, a ti ni a nadie y mucho menos de tu ignorancia o tu falta de ganas por reconocer mi trabajo anterior.

    Esa es la realidad de mi derecho a un hueco digno. Pero también es verdad que es un “ hueco” que se me está negando en los últimos meses por medio de una intensísima campaña de menosprecio y desprestigio. Seguramente no seré la más lista, ni la más elocuente, pero represento a cientos de vecinos que me conocen bien y que me apoyan. Respétalo (aunque lo critiques).

    Dices que no aporto ni añado. Vuelve a ver el pleno y veras que, al menos, hay dos propuestas concretas -la regulación del uso de la plaza y la ampliación del horario de apertura de la biblioteca- que parten de Almas y que son recogidas – con matices, con limitaciones, con lo que quieras- por el equipo de gobierno. Hay más, pero esas dos son claras. La propuesta de la plaza iba acompañada de cientos de firmas de vecinos. Eso supone trabajo y apoyo popular a una propuesta. No te pido que estés de acuerdo con nuestras ideas, pero sí que respetes el trabajo y reconozcas las propuestas. A no ser que tu ceguera/sordera sea pura ideología o interés, en cuyo caso nada de lo que te diga tendrá ningún sentido.

    Dices que no entras a valorar “si miento, calumnio o difamo”. Pues deberías. Primero porque si lo estuviese haciendo tendrías alguna razón para tu crítica furibunda. Y segundo, porque si la realidad fuera – como creo que es- que no lo estoy haciendo, deberías plantearte, como poco, la fiabilidad de los que te están facilitando los datos y las opiniones. Es más, deberías plantearte si te han “manipulado” para sumarte a una campaña de desprestigio cuyo origen y objetivo deberías analizar.

    Permíteme que deje para otro momento el contestarte a la parte de insultos e insidias y, muy especialmente, a los consejos que te permites darme. Lo haré, espero hacerlo, con datos y, espero también, que tú puedas estar a la altura del pedestal moral en el que te has situado y, si te has equivocado, que lo reconozcas.

    • Gracias, Sra. Monroy, por participar con su respuesta en este foro. Sólo indicarle que los resúmenes y comentarios a los plenos se preparan, debaten y revisan por un grupo de distintas personas, previo visionado de los vídeos. Por eso tardamos tanto en colgarlos, por cierto. Así pues, los textos que colgamos recogen las sensaciones e impresiones de una diversidad de espectadores, poco sujetos a manipulación, ciertamente, y sí, en cambio, habituados a pensar por sí mismos. Por lo demás, reiteramos nuestro agradecimiento por participar con su opinión en el foro de LasierraTV. Aquí la dejamos, tal cual la escribió, para que los lectores puedan hacer su propia valoración.
      Un saludo.

    • Ya que los responsables de este foro nos invitan, de alguna manera, a los lectores a hacer nuestra propia valoración, me voy a permitir exponer mi apreciación sobre este asunto.

      Supongo que todos partiremos del hecho de que cualquier actividad humana está expuesta al análisis y valoración y, por tanto, a la crítica. Mucho más cuando ésta se desarrolla en el ámbito de lo público como es la actividad política. Hay que tener en cuenta, además, que las decisiones adoptadas en este ámbito de la política nos afecta a la generalidad de la ciudadanía.

      En primer lugar, Sra. Monroy, decir que, en mi modesta opinión, usted parte de una premisa errónea (lo cual no quiere decir que usted debería de estar de acuerdo con lo que se dice en la información, desde luego). Veamos, usted comienza diciendo que el informante vierte “opiniones sobre mi persona y mi trabajo”. Sinceramente, yo no veo ninguna opinión sobre su persona, y si me apura ni siquiera sobre su trabajo. Existe, eso sí, una crítica a su actividad política y a sus intervenciones en el ámbito de lo público. Si a eso usted lo considera su trabajo, entonces sí, se vierten opiniones sobre su trabajo. Ahora bien, permítame decirle que usted incurre en una contradicción, pues, un poco más adelante, afirma que “no es ni siquiera una opinión, es una falsedad”.

      Es incuestionable que dentro de nuestro entramado jurídico-político los votos de los electores dan derecho a un “hueco”, en efecto – cuestión que, por otra parte, en la información analizada no se cuestiona en ningún momento este hecho-. Considero que el rango, la calificación de ese hueco, sin embargo, se lo debe de ganar el cargo electo con su quehacer cotidiano y, qué duda cabe, dependerá en gran medida de la acción política desarrollada durante el período por el cual los votantes le han otorgado su confianza. Pero cuidado, seamos prudentes, es la ciudadanía, en todo caso, quien debe enjuiciar y valorar esa actuación, lo que no quiere decir que el propio enjuiciado, por supuesto, tenga su propia opinión sobre su quehacer político. Así se dará el caso, estoy seguro de ello, Sra. Monroy, de que muchos manzanariegos estarán convencidos de que tanto su acción política como su comportamiento son maravillosos y dignísimos. Eso no quiere decir que otros no puedan tener la opinión contraria, como parece ser en esta ocasión. Es más, también estoy seguro de que usted discrepará con la actuación de algunos políticos que transitan por nuestro país y pensará que su acción no es la más correcta y digna. Y no pasa ná

      La legitimidad y el derecho a criticar una actuación política viene dada sencillamente por la condición de ciudadanos y no es necesario ningún otro requisito para expresarla. Este derecho de exponer pública o privadamente una valoración de una actuación política, a favor o en contra, no proviene del hecho de ser representante de la voluntad popular, que, en efecto, otorga a los elegidos otros derechos (y obligaciones) que no tienen el resto de los ciudadanos; lo que no anula ni invalida el derecho de éstos a opinar a su libre albedrío.

      Los políticos en general, y los de este pueblo en particular, parece ser que no encajan bien las críticas que se les realiza y da la impresión de que sólo aceptan de buen grado la adulación y el aplauso; puedo estar equivocado, claro.

      No deja de ser curioso observar la metamorfosis de muchos políticos, que vemos como durante las campañas electorales muestran su respeto por el electorado e, incluso, ensalzan sus virtudes y madurez democrática para tomar la mejor decisión ante las urnas, mientras que, una vez elegidos, cuestionan a ese mismo colectivo, que antes era tan maduro, la capacidad propositiva y de pensamiento. No digamos si a ese cuerpo electoral, o parte de él, se le ocurre expresar la menor crítica. No es posible, no es razonable, no es correcto, no es verdad, no tienen ni idea…, proclaman de inmediato. Es más, en muchos casos al ciudadano crítico no se le reconoce capacidad para elaborar pensamientos, ideas, opiniones, tener un criterio propio…; lo primero que se hace ante la crítica es rechazarla para a continuación decir que el que la expresa está manipulado, pobrecito él, o que detrás existen oscuros y espurios intereses.

      Sra. Monroy, yo, por supuesto, no voy a darle ningún consejo, pero pienso que sería bueno que usted nos dijera a todos los lectores las falsedades y los insultos que, a su juicio, aparecen en la información dada. Yo he de decir, no obstante, que en el comentario no encuentro ningún insulto, y mucho menos falsedad alguna. Simplemente veo una valoración de su actividad pública. Eso sí: negativa. Una opinión con la que usted, y seguro que otros muchos, no está de acuerdo. Bien, perfecto.

      En resumen, Sra. Monroy, creo que siempre es positivo, y democrático, contemplar la posibilidad de que haya una parte de la ciudadanía que discrepe de su actuación política, que la valore de forma diferente y que, evidentemente, así lo exprese.

      Deseo a todos y a todas, incluidos los políticos, faltaría más, un buen fin de semana. Saludos cordiales.

  3. Hola, quiero felicitaros, y agradeceros, por la labor informativa que realizáis relacionada con la actividad política en nuestro pueblo, por una parte y, por otra, hacer un comentario sobre vuestra quinta conclusión relativa a la poda de los árboles.

    No tengo ni pajolera idea de nada de lo que se refiera a la poda, eso que vaya por delante, pero mi comentario no tiene nada que ver con las cuestiones técnicas arbóreas, sino sobre las relaciones humanas, o si se quiere, sobre las relaciones entre las instituciones democráticas y representativas, es decir, el poder y la ciudadanía.

    A principios de este año leí la respuesta del Ayuntamiento, publicado en su web el 11 de diciembre del pasado año, a Diamante Verde http://www.manzanareselreal.es/medio-ambiente/noticias/1000987013901/mentir-saber-habla.1.html. Asociación que, al parecer, había presentado una denuncia contra el Ayuntamiento por el asunto de la poda.

    El tono y los términos utilizados por el Ayuntamiento en este comunicado para dirigirse a la Asociación denunciante y a sus representantes – personas que, por cierto, desconozco quienes son- los consideré poco idóneos e incorrectos y, sinceramente, me produjo gran malestar y así se lo comuniqué al Ayuntamiento mediante correo electrónico enviado el 5 de enero, a la vez que les solicitaba me informasen por qué en su comunicado, al referirse a la organización denunciante, utilizaban “supuesta asociación”, así entrecomillado, además.

    Amablemente Oscar Cerezal, alcalde del pueblo, me respondió por correo electrónico el 17 de enero indicando que lamentaba que me molestara el tono y los términos utilizados, pero que mantenía hasta la última coma que se empleaba en la citada respuesta y que lo verdaderamente molesto eran las denuncias, amenazas e insultos que se recibían por parte de la representante de la “supuesta asociación”. Insistía en su respuesta, por tanto, en referirse a la denunciante como “supuesta asociación” y me informaba que este hecho se debía a que estaban revisando si cumplía con los requisitos mínimos, pues tenían dudas al respecto, para ser catalogada como tal. Entre ellos uno tan sencillo de comprobar como que si esta Asociación contaba con tres socios vivos.

    Al día siguiente de recibir esta respuesta, es decir, el día 18, procedí a contestar al Sr. Alcalde enviándole un nuevo correo electrónico con el siguiente contenido:

    Agradezco su respuesta a mi correo y lamento que usted crea “que lo que es realmente molesto son las denuncias…”, pues, con esta expresión, usted está diciendo que el malestar que yo les expresaba en mi correo no pertenece al ámbito de lo real y, por tanto, verdadero.

    Me va a permitir usted que como ciudadano interesado en la vida social y política que me rodea, y con un espíritu crítico que quizás alguno pueda calificar de excesivo, le diga que comprendo perfectamente su actitud de mantenella y no enmendalla manteniendo hasta la última coma de su escrito, ya que es una actitud bastante generalizada en nuestros políticos.

    Y ya puestos, comentarle que entendería que alguien de los que están molestos con la actitud de esta persona diera una respuesta así, a título personal; pero considero que una institución democrática y representativa no debe utilizar ese tono para dirigirse a alguien que, con razón o sin ella según su apreciación, cree que algo se está haciendo mal y presenta una denuncia para intentar remediarlo. Si a la espera de que la denuncia sea resuelta, el Ayuntamiento quiere informar a todos los manzanariegos de lo realizado, insisto, lo debería de hacer en otro tono. En definitiva, el Ayuntamiento, en todo caso, debería de haberse limitado sólo y exclusivamente a rechazar los hechos que se le imputan en la denuncia, pero en ningún caso con descalificaciones personales tan gruesas como las que se utilizan. Es mi modo de ver las cosas, claro.

    Porque, vamos a ver, cuando el título que se elige para la respuesta es tan elocuente y, a la vez, tan despectivo; cuando se pone de forma reiterada entre comillas el término asociación para referirse a la organización denunciante y se la tilda de “presunta”en dos ocasiones; cuando se califica de manía enfermiza la conducta de una persona; cuando se conceptúa de “reacciones nada equilibradas” la actuación de esta misma persona; cuando se dice que se están arrogando unos derechos que no les corresponden pues no se han leído siquiera la Ley del Parque, no se está informando al pueblo: se están dando palos al denunciante.

    Además, mientras que esta asociación, o cualquiera otra, figure en los registros oficiales del Ayuntamiento de Manzanares El Real, y en este caso figura, pues en la web del Ayuntamiento, en la pestaña Participación ciudadana, apartado Nuestras Asociaciones aparece con el nº de registro 15/2002 con el nombre Grupo Ecologista C.D.M. “Diamante Verde”, el Ayuntamiento debe de abstenerse de presumir su ilegalidad hasta que, en todo caso, demuestre lo contrario, que si como usted dice es tan sencillo de demostrar yo me pregunto por qué no se ha hecho hace tiempo y se ha esperado a hacerlo en estos momentos. ¿No teme el Ayuntamiento que se pueda ver el hecho de pretender ilegalizarla como represalia por haber presentado la denuncia? No sería descabellado interrelacionar los dos hechos, ¿verdad? En fin, mal ejemplo está dando el Ayuntamiento poniendo en cuestión la legalidad de esta asociación y, como consecuencia de ello, cuestionando sus propios archivos y registros.

    Por último, aunque el Equipo de Gobierno municipal esté convencido de que ha dado muestras más que suficientes de su compromiso con la defensa del medio ambiente y con la protección de nuestro entorno, debe de contemplar la posibilidad de que no todos lo vean y lo valoren de la misma forma y, por tanto, cuestionen, critiquen y denuncien, como en este caso, su comportamiento cuando lo estimen oportuno. A esto se le llama Estado de derecho.

    Reitero mi agradecimiento y le saludo muy cordialmente,

    El Ayuntamiento, de momento, no ha dicho nada sobre mi último correo.

    Insisto en agradeceros vuestra labor, tanto en el terreno informativo como en el terreno de remover conciencias. Saludos cordiales,

  4. Muchas gracias a los vecinos que se molestan en seguir de cerca la actuación de nuestros políticos.
    Respecto a la Sra. Monroy creo que debería aprender a aceptar las críticas con mas elegancia y desde aquí decir que no son los únicos que piensan así, no estaría mal que en vez de cerrarse en banda aprendiera un poco de lo que todos piensan de su actuación política.
    Efectivamente cuando se nos pide el voto somos importantes, después no podemos decir lo que pensamos, ni quejarnos, ni expresarnos, ya no valemos nada.
    Me siento muy triste de ver como nuestros políticos prometen y luego “arremeten”.
    Gracias SierraTV por colgar los plenos y ser tan educados en vuestros comentarios, yo sinceramente no podría.
    Saludos

  5. Gracias a la sierra TV por hacernos partícipes a lxs vecinxs de esto. Yo no sabía por ejemplo que se sigue eligiendo en este pueblo a una señora con responsabilidad penal.

  6. Estimado Juan Manuel

    Efectivamente me refiero a mi actividad política como mi trabajo No recibo un sueldo por el (aun que lo he recibido) y los ingresos se limitan a las dietas por asistencia a plenos y comisiones. Pero es un trabajo al que le dedico muchísimas horas al día en atender vecinos e intentar presentar propuestas y resolver problemas. Por eso, aunque acepte las críticas como algo inseparable de mi trabajo, me siguen doliendo cuando son falsas y, también es parte de mi trabajo el responderlas.

    De hecho, en nuestra página de facebook dirigimos a la gente a esta página – a pesar de lo muy crítico de la entrada- para que vea el pleno y que lo que digo es verdad. Como bien dicen los de la Asamblea y tú mismo, hay que tener confianza en que la gente es capaz de juzgar por si misma.

    Lo que yo digo que “no es una opinión, es una falsedad” es lo que afirma la asamblea de la pedriza de que “he demostrado no tener derecho a un hueco digno”. Los dos argumentos en los que me baso son a) El que tu también mencionas de los votos y b) El de mi trabajo. Llevo varias legislaturas, en la oposición, como concejal en varios equipos de gobierno y en la alcaldía. He participado, apoyado, defendido, sacado adelante multitud de proyectos, muchos de ellos importantísimos para el pueblo. Creo que, sumando a) y b) el derecho a un hueco digno me lo he ganado, y, creo, me lo sigo ganando. Por supuesto soy consciente de que a muchos vecinos no les gusto – ni yo ni lo que hago- a algunos por motivos perfectamente aceptables a otros por motivos mucho menos nobles.

    Te contesto primero a lo de las falsedades para que se entienda a que llamo insultos.

    1) Desestabilizo. Vamos a ver, son 11. De 13 concejales que somos son 11 los que están gobernando (mira la gloriosa foto de la portada de la revista municipal), Si desestabilizarles es señalar este acuerdo no escrito, o el no estar de acuerdo –o simplemente dudar o matizar- con sus decisiones es que tenéis un extraño concepto de la estabilidad y de la labor de la oposición.

    2) No aporta, no añade, no mejora: En el pleno se presente dos iniciativas. Una avalada con cientos de firmas. Ambas fueron aceptadas parcialmente. Como decía en la primera entrada hay más, mucho trabajo y aportación que no veis, o con el que no estáis de acuerdo, pero eso no quiera decir que no exista ni que tengáis “derecho” a negarlo.

    3) No sabe estar, acapara minutos, interrumpe, impone. Lo primero es opinión. Lo segundo no es verdad. De los portavoces seguramente soy de las que menos interviene y la que tiene intervenciones más cortas (solo el señor Jordán, creo, es más parco en palabras que yo). Lo tercero “si pero”. Todos interrumpimos, es mala costumbre, y yo no soy la peor ni la mas destacadas, Lo de que impongo…¿Estáis de broma?. ¿No habéis visto lo que me ha costado que se discuta una moción? ¿No habéis visto que el texto de la revista fue censurado y apostillado?. Rara forma de imponer caramba.

    Y como el texto esta, en mi opinión, basado en apreciaciones falsas y tiene, más allá de intención legítima de criticar, un ánimo de denigrar a mi trabajo y a mí, es por lo que yo digo que las opiniones dejan de ser opiniones para ser insultos. Pero cierto es que ni son groserías y que los hace gente que está trabajando, a su manera, pero trabajando, por el bien del pueblo, es por lo que tiene sentido responder y tratar de argumentar.

    • Señora Monroy, por alusiones en su respuesta al Sr. Juan Manuel Molina, aunque ya un poco aburridos de su insistencia en creer que tenemos un interés especial en denigrarla a usted y/o a su trabajo.

      Sería bueno que un día se pusiera usted en la piel de los vecinos corrientes que asistimos a los plenos como única vía oficial de participar en la vida política de nuestro pueblo, de informarnos sobre el destino del dinero municipal, y de valorar la calidad del trabajo efectivo (repetimos, efectivo) desempeñado por los representantes electos a quienes los vecinos pagamos con nuestros impuestos.

      El conjunto de los sueldos del equipo de gobierno más el de las dietas que cobran todos ustedes por plenos y comisiones de este pueblo nos cuestan a los vecinos lo suficiente como para que deseemos que este dinero sea una buena inversión, y no un gasto inútil. Cuando los plenos son innecesariamente largos, incómodos, broncos e improductivos, tenemos la sensación de que se nos está estafando, o al menos, faltando al respeto. Para los vecinos, asistir a un pleno no es una diversión, es un ejercicio de responsabilidad y civismo, y tenemos derecho a irritarnos cuando, de las 5 horas que a veces duran los plenos, una parte alarmante de los minutos corresponde a discusiones, apostillas, interrupciones, lecturas de cartas y otras acciones inútiles. Cuando además, en un determinado pleno, hay una única persona que parece empeñada en distraer u obstaculizar el funcionamiento eficaz del mismo, entonces, si es que se ha puesto usted en la piel de los vecinos, comprenderá cuál es la percepción de los espectadores, y quizás comprenda al fin el porqué del adjetivo calificativo ‘digno’ aplicado a su ‘hueco’ en la actividad política de este pueblo.

      Señora Monroy, sentimos si está dolida por nuestros comentarios, pero no tenemos nada contra usted, aunque a veces discrepamos en lo que usted llama ‘trabajo’. De hecho, en otros plenos la hemos defendido, porque tenemos un cierto sentido de la justicia. No presumimos de ser imparciales, porque la ideología existe, y es un derecho inalienable. Tampoco tenemos la obligación de ser objetivos, porque no somos jueces ni juzgamos a nadie, sencillamente observamos y opinamos. Y lo seguiremos haciendo, porque creemos que esa sí es nuestra obligación.

  7. Estimada María Teresa, las opiniones, los análisis y valoraciones de su actividad políticas, nunca pueden ser falsas ni pueden ser insultos. Esto, claro, es una opinión personal. Podrán ser erróneas, desacertadas, no compartidas… Usted puede sumar a) más b) y “creer” que eso le da derecho a un hueco digno. Otros, sin embargo, pueden “creer” que le da derecho a un hueco pero que su comportamiento no dignifica ese hueco. Fíjese que usted utiliza el “creo” para reivindicar su derecho y supongo que nadie pondrá en duda en lo que usted cree. Entonces, ¿por qué pone usted en duda la fe de otros? Y, por supuesto, está usted en su derecho a estar dolida por las críticas, pero no a calificarlas de falsas y de insultos. Insisto, sólo existen discrepancias. No creo que usted considere falsas, y mucho menos insultos, aquellas opiniones que reconocen su trabajo y su mérito.
    Permítame que le diga que usted sí puede incurrir en insultos y falsedades cuando dice que hay en la información un “ánimo de denigrar a mi trabajo y a mí” y que hay gente que realiza las críticas por motivos poco nobles, pues eso no deja de ser un juicio de intenciones, lo que supone endilgar a los discrepantes intereses oscuros e innobles en su actuación.
    Por último, me gustaría saber, según usted, quiénes me acompañan en este viaje, pues indica que “te contesto primero a lo de las falsedades…” para, a continuación, utilizar el plural y decir que “…tenéis un extraño concepto de la estabilidad…”, “…que no veis […] ni que tengáis el ‘derecho’ a negarlo…”, “…¿estáis de broma?…”, “¿…no habéis visto que el texto…?” Y yo me pregunto: ¿a quién incluye en este plural?
    Saludos cordiales.

    P.D. María Teresa, todos trabajamos a nuestra manera, ya lo decía la canción que popularizó Frank Sinatra

  8. Aunque yo creo que la Sra. Monroy se merece críticas (sin irnos muy lejos, la forma del pacto que hizo con el Psoe), me parecen desmedidas aquéllas que vienen por parte del Alcalde (que la tuvo de socia durante 1 año, que fue por cierto igual de culpable en la forma del pacto y que también utiliza contra ella el insulto como crítica) y me parecen parciales e igual de insultantes aquéllas que vienen del resto de la derecha local (cuando hace meses criticaban más al Sr. Cerezal que a la Sra. Monroy por el pacto y presentaban recursos al contencioso-administrativo).

    Angel Aretxaga, concejal por IU-LV.

  9. Pingback: Pleno ordinario Junio 2013 | LasierraTV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s